Miguel En Cervantes

Miguel de Cervantes (Alcalá de Henares, 1547 – Madrid, 1616) tuvo una vida tan apasionante como poco conocida. Fue espía de Felipe II, trabajó para la Iglesia —aunque se cree que tenía sangre judía—, vivió un asalto pirata en alta mar, estuvo preso, fue recaudador de impuestos, marido intermitente, viajero incansable… Tuvo una existencia tan sorprendente que pudo ser el mejor personaje de sus novelas. Sin embargo, su gran éxito, el Quijote, eclipsó su figura, y un halo de misterio rodeó siempre su vida.

Afortunadamente, Miguel nos habla por boca de sus personajes, y a través de ellos sabemos qué opina de la sociedad, el amor y su profesión de escritor o cuáles son sus anhelos más íntimos. Nos mira desde las bambalinas de sus obras; solo hay que aprender a leer entre líneas para descubrir al escritor. Ese es el objetivo de la exposición «Miguel EN Cervantes»: conocer ese apasionante personaje que fue Miguel y hacerlo a través de la relectura de una de sus obras de teatro que no vio representada en vida: El retablo de las maravillas. Este entremés, que mezcla ficción y realidad, se convierte en el viaje perfecto para mostrar las conexiones que existen entre dicha obra y su biografía.

«Miguel EN Cervantes» pretende acercar al público actual la figura del escritor y las costumbres de la época que le tocó vivir. Y lo hace con un lenguaje que ha atravesado todos los tiempos: el de la imagen. Los ilustradores David Rubín y Miguelanxo Prado son los encargados de generar este potente diálogo entre el cómic y la ilustración, y entre El retablo de las maravillas y las escenas más apasionantes de Cervantes, con el fin de que el espectador se cree su propia imagen de ese gran aventurero y genio que fue Miguel de Cervantes, del que no se conserva ni una sola imagen oficial ni una sola obra manuscrita.