La gran Gilly Hopkins

Galadriel «Gilly» Hopkins ha recorrido a sus once años un buen número de hogares y familias adoptivas. Ella quiere encontrar a su verdadera madre, pero ésta no da señal alguna de dónde vive. Su último destino como niña adoptada la lleva a un humilde hogar del estado de Maryland (Estados Unidos): la casa de la señora Trotter, una mujer demasiado encantadora para su gusto, pero con gran experiencia en el trato de casos especiales.
Pese a la rebeldía de Gilly, ésta irá apreciando a su madre adoptiva y a los personajes que le rodean: un niño de siete años con problemas mentales, un viejo ciego negro y unos curiosos compañeros de clase. Cuando todo empieza a encajar y Gilly comienza a ser feliz, un nuevo cambio llega a su vida: su abuela la reclama. También la madre de Gilly va a ver a la niña, pero no para llevársela, sino para estar con ella sólo dos días. Pero Gilly es ahora más madura y sabrá afrontar bien este, por ahora, último reto en su vida.

Deja un comentario