pulpería

“Pulpería La Lucha” en Cayo Chachahuate, Cayos Cochinos. Fotografía de Arturo Sosa. Serie Tutti Frutti Catracho. Muestra de gráfica popular hondureña, CCET 2009.

“Pulpería La Lucha” en Cayo Chachahuate, Cayos Cochinos.
Serie Tutti Frutti Catracho: Muestra de gráfica popular hondureña. Fotografía de Arturo Sosa (2009).


1. f. Am. Tienda donde se venden artículos de uso cotidiano, principalmente comestibles.

Voy para la trucha…¿o para la pulpería?

¡Buiti binafi numadas! Es lunes y tenemos siete días completitos para reír, trabajar, cantar, hacer deporte, enamorarnos y hasta para darle la mano a alguien. ¡Qué Pinta!

Cuando regresé al país después de estudiar el bachillerato y la universidad en México, me vine a Tegucigalpa a trabajar. Como buen sampedrano, juré que solo me quedaría dos años en la capital y que después volvería a casa. Por supuesto, promesa no cumplida.

Una de las cosas que más me sorprendió de esta ciudad, además de la vestimenta, era que la gente nunca iba a la “trucha“, sino a la “pulpería”. “Hablan raro estos capitalinos” me dije en aquellas épocas.

En fin, años más adelante, tuve la suerte de conversar un par de veces con un señor extraordinario que investigó y estudió bastante el español hondureño. Gracias a él, y sin que se diera cuenta, aprendí a entender mejor nuestra identidad y nuestras raíces. Y entendí la diferencia entre los términos “trucha” y “pulpería”

Atanasio Herranz vivió mucho tiempo en este país y creo que puedo decir que lo llegó a amar mejor que muchos de nosotros. Sus trabajos están reunidos en numerosos artículos de periódico, investigaciones universitarias y libros que publicó a lo largo del tiempo que vivió en Honduras. Los libros se pueden encontrar con relativa facilidad en casi toda buena librería.

De una de sus ponencias “Formación histórica y zonas dialectales del español en Honduras” extraigo el siguiente fragmento:

“Costa norte (Léxico): Abundancia y prestigio de los anglicismos. La mayoría de los 1 500 registrados en Honduras son de uso en el norte. Los anglicismos de Trujillo a Kruta se introdujeron en el período colonial a través de los asentamientos ingleses, en especial los de accidentes geográficos como acre, crique, swampo, quinel. La fuerte presencia de las bananeras que tienen como lengua oficial el inglés y la presencia de negros de habla de un inglés criollo (Gran Caimán, Jamaica, etc.) generó un sinfín de anglicismos propios del norte como: benque, daime, mopear, mopeador, tainquiper, yardero, yuntero, etc.
— Domina el anglicismo trucha (Trups: monopolio”) frente al colonial “pulpería”generalizado para el resto de áreas (sur, centro y oriente del país).”

Mire usted…las cosas que se aprenden los días lunes gracias a don Atanasio. Una prueba de que hoy, las gallinas pusieron tempranito.

De Arturo Sosa en Honduras Indómita (2013/07/15).