misquito, ta

1. adj. Se dice del individuo de un pueblo amerindio que se asienta en el departamento hondureño de Gracias a Dios y en la región nicaragüense de Atlántica Norte, producto del cruce de esclavo negro e india suma desde mediados del siglo XVI.
2. adj. Perteneciente o relativo a los misquitos.
3. m. Lengua de la familia chibcha del grupo misumalpa que hablan los misquitos.

Consulta los vocablos de origen miskito recogidos en el Diccionario de las Lenguas de Honduras (DLH).

Conforme a la Secretaría de Estado en los Despachos de Pueblos Indígenas y Afrohondureños SEDINAFROH:

El origen del pueblo miskitu actualmente se encuentra en discusión entre los estudiosos del tema. De la época pre-colonial casi nada se sabe sobre este Pueblo cuya relación con la familia lingüística MISUMALPA (Miskitu, Sumo, Matagalpa) de origen macro chibcha ( al igual que los Pech y Tawahkas) sugiere una procedencia suramericana . Los primeros datos históricos son del siglo XVII y se refieren a la mezcla de Miskitu con esclavos africanos náufragos, negros libres y europeos. Producto de alianzas con comerciantes y bucaneros británicos contra la autoridad ibérica lo que dio lugar a la expansión poblacional a lo largo de la costa y a la fusión cultural entre Miskitu, zambos y los táwiras.

Según el Miskiwat (centro de cultura miskitu) los antecedentes de este pueblo los encontramos en la tribu Táwira (peludo ó cabellera larga), quienes tenían una sociedad abierta que facilitó la mezcla con otros grupos humanos (europeos y otros grupos locales de donde surgió el miskitu).

Según estudios antropológicos, biológicamente los miskitu parecen ser un grupo mestizo que se desarrolla después del contacto como producto de la mezcla de la población indígena con negro y pirata a efecto de la dinámica colonial que vivió nuestro territorio en aquella época y desde el punto de vista cultural parece que los miskitu fueran originalmente un grupo pequeño que vivía cerca del Cabo de Gracias, talvez fueron miembros el grupo lingüístico Bawinka. Se cree que el nombre Miskitu se deriva de la palabra Miskut-upla (jefe tribunal de la población Tawiras) y que en forma sintetizada se lee “Miskitu” que significa “la gente de Miskut”.

Durante los siglos XVII y VXIII y mediados del XIX los ingleses explotaron la región de la moskitia, ejerciendo su autoridad a través de los Reyes Moscos, en el territorio comprendido entre el Río Tinto ó Negro (Honduras) y el Río San Juan (Nicaragua). El interés de dominio no sólo era económico sino también geoestratégico contra los intereses de España y los Estados Unidos de América, después de su independencia de Inglaterra en 1776.

En tiempos de la colonia los ingleses les ofrecieron apoyo político-militar y ciertas manufacturas a cambio de la esclavización de otros Pueblos Indígenas y de productos como pieles, concha de tortuga, alimentos, etc. Esta colaboración entre miskitu e ingleses posibilitó la expansión de este Pueblo Indígena, que se extendió desde la laguna de Chiriquí en Panamá hasta la frontera honduro-guatemalteca.

El proceso histórico de conformación de éste pueblo se vio completado en la segunda mitad del siglo XIX, con el contacto de los miskitu con las iglesias Morava y Católica, y empresarios extranjeros de la madera y el palo de hule, que intervinieron directamente en la constitución de la ideología y religiosidad de los miskitu hasta nuestros días.

Actualmente se encuentran ubicados en Honduras y Nicaragua. En Honduras, en la región nororiental conocida como la Moskitia, que va desde la desembocadura del Río Wanks, Coco ó Segovia hasta el Río Tinto ó Negro, principalmente en el Departamento de Gracias a Dios, en una de las áreas mejor conservadas de bosque tropical de Centro América, conformado por la Biosfera de Rió Plátano, una de las tres áreas protegidas que conforman el Corredor Biocultural Mesoamericano, segunda zona de mayor diversidad del continente, solo detrás de la región amazónica. En la actualidad se estima una población de 76,000 habitantes, según información proporcionada por líderes políticos de su organización en la zona.

La cultura Miskitu se expresa entre otros, mediante la religión, lengua, danzas, comidas, bebidas y costumbres ancestrales. Aún creen en un ser superior que llamaban Wan-Aisa (Nuestro Padre). También creen en dioses menores como Yulapta el Sol, Alwlani Trueno y Kati Luna y cierto culto dedicado a la naturaleza (bosques, ríos, animales).

Entre las danzas que más se practican están el Zopilote, Ubanita y Tambaku; la dieta alimenticia del miskitu está constituida por la yuca, plátano, malanga, ñame, arroz, fríjol y producto de la caza y pesca, carne de gallina y cerdo; bebidas como: el guabul y el ulang; embriagantes de yuca, maíz, caña de azúcar y supa (pejivalle).

Cabe destacar el rol primordial de la mujer dentro de la sociedad tradicional miskitu, aunque su rol en lo político no es aun determinante: los patrones de residencia miskitu son matriarcales, matrilocales o matrifocales y los recién casados se instalan cerca de la familia de la esposa, frecuentemente formando clanes. Las tierras agrícolas son heredadas a través de la línea femenina, quienes tienen derecho desde nacimiento a parcelas. En éste circulo familiar la abuela o kuka reconocible por su turbante, collar de cuentas y pipa, representa la máxima autoridad.

La estructura económica de la sociedad miskitu está representada por una agricultura de subsistencia, complementada con trabajos asalariados estaciónales que en los últimos años, la industria langostera ha generado oportunidad de empleo para unos 700 hombres miskitu, quienes trabajan de buzos y cayuqueros para empresas langosteras provenientes generalmente de las Islas de la Bahía, frecuentemente bajo condiciones infrahumanas. Los ingresos producidos por esta actividad generan entre el 70% y el 80% de los ingresos en el departamento de Gracias a Dios, sin embargo una buena parte no ingresa a la economía familiar en forma significativa dado que tiende a gastarse en consumo de bebidas alcohólicas, cigarrillos y artículos suntuarios adquiridos a los comerciantes no indígenas.

A esta ocupación de buceo se dedican muchos jóvenes miskitu que bajan a grandes profundidades del mar, desprovistos de los equipos adecuados de protección, por lo que la mayoría resultan con daños físicos y neurológicos permanentes a efecto del síndrome de descompresión, que en muchos casos les causan la muerte, sin recibir indemnización, ni protección laboral alguna.

Ubicada básicamente sobre los márgenes de los ríos y las lagunas costeras, la población miskitu a centrado sus relaciones de producción con la agricultura de subsistencia en las fértiles vegas de los ríos y en el empleo de temporada como buzos para la industria pesquera del camarón y la langosta; y muy recientemente al comercio.

La sabana de la moskitia hondureña tiene una extensión mayor a 200,000 hectáreas no representa una alternativa agrícola o ganadera por la característica de sus suelos ácidos que son a su vez altamente susceptibles de incendios en verano y anegadizos en invierno. Un potencial de desarrollo se puede vislumbrar en tres áreas: el aprovechamiento sostenible del bosque, turismo cultural y el desarrollo de cooperativas de pesca.

La Moskitia posee recursos naturales de gran valor y tamaño como: mar, complejos lagunares o humedales, caudalosos ríos, bosque pinar y bosque latífoliado que aprovechados sosteniblemente puede significar un aumento sustancial del ingreso familiar de sus habitantes.

Consulta igualmente el artículo Características lingüísticas de las lenguas originarias de Honduras de Ramón A. Hernández Torres.