chortí

1. adj. Se dice del individuo de un pueblo amerindio de la familia maya de Guatemala y Honduras.
2. adj. Perteneciente o relativo a los chortíes.
3. m. Lengua hablada por los chortíes.

Consulta los vocablos de origen chortí recogidos en el Diccionario de las Lenguas de Honduras (DLH).

Conforme a la Secretaría de Estado en los Despachos de Pueblos Indígenas y Afrohondureños SEDINAFROH:

Los indígenas de habla Chortí pertenecen cultural y lingüísticamente a los grupos Mayas meridionales y por ello están más estrechamente relacionados con los Mayas de Yucatán, Belice y parte norte de Guatemala.

El grupo identificado como Choles que habitan en Chiapas son lingüística y culturalmente primos de los Chortí.

El vocablo maya “Chortí”, significa “habla de milperos o lengua de milperos”

Históricamente, los Maya-Chortí de Honduras se localizaban en los Departamentos de Ocotepeque, Copán y una estrecha franja del norte de los Departamentos de Cortés y de Santa Bárbara. Su área geográfica posiblemente se extendía a El Salvador por el sur, pasaba por la Ciudad de Chiquimula, por el oeste, y llegaba hasta el Golfo Dulce, por el Norte, y se extendía muchos kilómetros al oeste del actual pueblo de Copán Ruinas. Actualmente, la mayor parte de éstos indígenas están ubicados en Guatemala; en los departamentos de Chiquimula, Jocotán, Esquípulas, Quetzaltepeque, etc. y el Departamento de Zacapa (La Unión); alcanzando una población de 60,000 personas.

La población Chortí que se ubica en nuestro país vive en zonas de difícil acceso en pequeñas comunidades de los municipios Copán Ruinas y el Municipio de Santa Rita, Departamento de Copán; así como también los Municipios de Antigua Ocotepeque, Nueva Ocotepeque y Sensentí en el Departamento de Ocotepeque.

Los actuales pobladores de los Departamentos de Copán y Ocotepeque son en alguna medida descendientes directos de los Mayas que habitaron el Valle de Copan desde el año de 1,400 A.N.E.; Los Chortí de Copán utilizan fundamentalmente el español como lengua de comunicación, quedando muy pocos hablantes de Chortí y los que lo hablan proceden de Guatemala; sin embargo muy recientemente se ha despertado un enorme interés por la revitalización de su lengua, de forma tal que el número de hablantes Chortí se ha elevado considerablemente.

Los límites territoriales entre Honduras y Guatemala han separado a la población Chortí (Transfronterizos) de ambos países lo que ha contribuido a la pérdida de la lengua y en general amenaza su sobrévivencia cultural.

Su forma de vestir tradicional aún se mantiene. Su cultura musical está expresada por una serie de instrumentos como la Teponagua, El Cortín, El Tambor, El Pito, Chinchín, Sonaja y El Cuerno. La danza más representativa es el “baile de los Gigantes”.

Hay dos actividades culturales que les identifican culturalmente, la primera es el Tzikin, que consiste en una ceremonia de agradecimiento a la “madre tierra”, por que hayan lluvias copiosas y el descanso de sus difuntos en la cual se comparten frutos de la tierra y bebidas con la comunidad, coincide con la del día de los muertos; la segunda se le conoce como el “Apadrineo del agua” que consiste en agradecimientos y suplicas en un río para tener abundante agua para sus cultivos, esta ceremonias significan para los Maya-Chortí , el espacio en el que interactúan los que se identifican como tales.

Su dieta alimenticia se reduce básicamente al uso del maíz y el fríjol. El maíz es preparado de diferentes formas: en bebidas como el chilate, el pozol, atole dulce y agrio (chuco), tortillas, tamal de viaje, el totoposte y bebidas embriagantes: chicha mezclado con jugo de caña ó piña fermentada.

Los Chortí profesan culto y veneración a la naturaleza mediante los ritos a los dioses de la tierra y consagración a las simientes, y en honor a los dioses del viento.

La ultima década ha sido testigo del resurgimiento del Pueblo Maya-Chortí, lo que le ha significado un autoreconocimiento y romper con formas feudales de trabajo, en las que un grupo de terratenientes locales han impuesto el “Apadrinamiento” que consiste en un sistema laboral en el cual el Maya Chortí se encuentra bajo la tutela de un terrateniente de por vida junto a su familia, por lo cual recibe un pequeño terreno en el cual cultiva para si y para el amo, y como pago debe realizar actividades agrícolas sin percibir un salario.

Consulta igualmente el artículo Características lingüísticas de las lenguas originarias de Honduras de Ramón A. Hernández Torres.